Proyecto ALCANZA

logo-Alcanza-footer

¿Qué es el Proyecto Alcanza?

ALCANZA es una iniciativa auspiciada por la Fundación Ángel Ramos (FAR) y el Centro de Investigaciones Educativas (CIE) de la Facultad de Educación de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. La misma está dirigida a fomentar la calidad de la educación en la niñez temprana.

Las metas de ALCANZA

ALCANZA tiene como metas: implementar y divulgar un programa de desarrollo profesional que sea consistente con las Prácticas Apropiadas establecidas por la National Association for the Education of Young Children (NAEYC) y propiciar el conocimiento necesario para que los educadores de la niñez temprana puedan ofrecer un servicio de alta calidad, crear ambientes enriquecidos y experiencias de aprendizaje dirigidas a contribuir al desarrollo integral de los niños y niñas de Puerto Rico. Además, propone concienciar a los educadores, padres, madres y público en general sobre los principios que sustentan las Prácticas Apropiadas establecidas por la NAEYC, los criterios que caracterizan un servicio educativo de calidad y la importancia de promover, en los educadores, una educación formal, ya sea a través de la obtención de un grado asociado, bachillerato o estudios graduados en el área de preescolar, y así ofrecer la mejor educación a la niñez temprana.

Descripción de la estrategia de desarrollo profesional

ALCANZA es una estrategia de aprendizaje independiente dirigida a los adultos, en especial a aquellas personas que tienen bajo su cargo la responsabilidad de cuidar y educar a los niños y niñas entre las edades del nacimiento hasta los 6 años. Esta estrategia consiste en trabajar de forma independiente mediante la utilización de ocho módulos, acompañados, a su vez, de una serie de vídeos, que están disponibles de forma gratuita y pueden ser accedidos a través del portal electrónico del proyecto en http://alcanza.uprrp.edu.

Los módulos ALCANZA se fundamentan en las prácticas apropiadas de la NAEYC. Los mismos trabajan los siguientes temas:

  • Desarrollo y crecimiento de la niñez: un enfoque integrado.
  • Relaciones recíprocas entre la escuela, la familia y la comunidad.
  • El currículo integrado.
  • Comunidad de aprendices: ambientes para explorar, crear y vivir.
  • El educador de la niñez en edad temprana: promotor del aprendizaje activo.
  • Prácticas apropiadas para el desarrollo del lenguaje.
  • Assessment del desarrollo y aprendizaje de la niñez temprana.
  • Atendiendo la diversidad dentro de un ambiente inclusivo.

La estrategia requiere que los educadores se reúnan con un facilitador para leer y discutir cada uno de los módulos. En dichas discusiones, se espera que los participantes clarifiquen conceptos, compartan ideas y se familiaricen con las prácticas apropiadas y los criterios de acreditación de la NAEYC. Con esto, se pretende que estas personas se apoyen mutuamente en la búsqueda de estrategias y recursos para elevar la calidad del servicio que ofrecen, a la vez que compartan historias de éxito.

Los módulos han sido diseñados para que el educador pueda establecer el nivel de conocimiento que tiene con respecto a los contenidos expuestos. Cada uno se compone de un texto y un breve vídeo que resume y resalta las ideas principales que se discuten en el escrito. Los módulos tampoco tienen un orden en particular, por lo cual cada persona puede comenzar por el tema de su mayor interés. Los textos comienzan con una preprueba, que recomendamos tomar antes de comenzar la lectura, de manera que el lector tenga una idea de los temas que se cubrirán y el nivel de conocimiento que previamente tiene de los mismos. Luego, deberá leer el contenido y trabajar los ejercicios reflexivos incluidos bajo cada sección o tema. Éstos, incluso, pueden hacerse en compañía de otros colegas, de manera que la lectura se haga de forma compartida. Sugerimos, igualmente, sacar un tiempo para que, junto a un facilitador, discutan los conceptos, clarifiquen las ideas expuestas y compartan estrategias y actividades que ejemplaricen las mejores prácticas. Al finalizar la lectura del módulo, se sugiere tomar la prueba nuevamente (posprueba) para determinar cuánto más ha aprendido.

Talleres y recursos ofrecidos por el Centro de Investigaciones Educativas

Los módulos también pueden ser utilizados en talleres formales de desarrollo profesional, para lo cual pueden contactar al Centro de Investigaciones Educativas, quienes tienen personal disponible para su contratación. Al finalizar dichos talleres, el CIE otorgará a los asistentes un certificado de participación. Para mayor información pueden llamar a la Dra. Annette López de Méndez al teléfono (787) 764-0000, extensiones 4382 y 4384.

Las prácticas apropiadas

Las Prácticas Apropiadas desarrolladas por la National Association for the Education of Young Children (NAEYC) son criterios de calidad que ayudan a los educadores a seleccionar y planificar experiencias educativas efectivas y adecuadas, independientemente de los enfoques curriculares existentes. Las prácticas apropiadas promueven, en los educadores, los siguientes valores:

  • atender a cada niño en el nivel de desarrollo (físico, social, emocional y cognitivo) en que se encuentra;
  • identificar metas adecuadas para la niñez, asegurando que éstas puedan ser alcanzadas por todos los niños, a la vez que les ofrecen retos;
  • reconocer que las metas educativas van a variar de individuo a individuo, dependiendo de su nivel de desarrollo, experiencias, conocimientos, destrezas y contexto en donde se ofrecen las experiencias de aprendizaje (Copple & Bredekamp, 2006).

Estas prácticas apropiadas para la niñez temprana les permiten, a los educadores, tomar decisiones relacionadas al proceso de enseñanza aprendizaje, que varían con y se adaptan a la edad, experiencia, intereses y habilidades de los niños y niñas, dentro de un parámetro determinado de edades (nacimiento a 3 años; de 3 a 6 años).

Las prácticas apropiadas para el desarrollo infantil reafirman que los niños y niñas de edad temprana aprenden:

  • cuando interaccionan con adultos que les aman, respetan y son capaces de responderles de forma positiva;
  • al interaccionar de forma activa con los objetos y el mundo que les rodea: el juego, la exploración, la experimentación, la interacción con las otras personas, así como manipular y tocar los objetos son experiencias que propician el aprendizaje de forma concreta, usando todos los sentidos (ver, oler, escuchar, probar y tocar);
  • de experiencias significativas: los niños y niñas aprenden mejor cuando pueden hacer conexiones entre lo que saben y lo nuevo a aprender;
  • cuando se les permite a los niños construir su propio conocimiento: es importante que los adultos permitan el tiempo para que los niños puedan descifrar, por sí mismos, los conocimientos;
  • JUGANDO: el juego es fundamental para el aprendizaje, ya que les permite a los niños solucionar problemas, tomar decisiones, conversar y negociar.

Además, las prácticas apropiadas para el desarrollo infantil definen los siguientes cinco aspectos como guías que deben regir nuestras prácticas educativas:

  • Crear una comunidad de aprendices, donde todos se sientan que pertenecen, que están en un ambiente seguro y que son tan importantes como los demás, que podemos aprender juntos, que cuando hay problemas se puede dialogar para lograr una solución y que, trabajando juntos y de forma colaborativa, se pueden lograr grandes cosas.
  • Enseñar con el propósito de enaltecer y propiciar el desarrollo y el aprendizaje. Los buenos educadores usan una amplia variedad de estrategias de enseñanza. Brindan atención positiva a los niños cuando éstos demuestran conductas apropiadas y los motivan para que persistan y se esfuercen. Asimismo, modelan a los niños las conductas apropiadas, les ofrecen retrocomunicación específica, estructuran y les ofrecen retos, proveen información y dan dirección. Saben organizar el aprendizaje de forma escalonada, varían el trabajo en grupo grande y pequeño, propician el juego, permiten que los niños trabajen en las áreas de aprendizaje, estructuran actividades de rutina durante el día, pero son flexibles, entre otras cosas.
  • Planificar un currículo apropiado. Los educadores establecen metas claras y precisas para el aprendizaje. Además, saben planificar para atender los siguientes aspectos del desarrollo de la niñez: socioemocional, lingüístico, matemático, tecnológico, conocimiento y el inquirir científico, el entendimiento de sí mismos y de nuestras comunidades, la expresión creativa y la apreciación de las artes, el desarrollo físico y de las destrezas.
  • Evaluar el desarrollo y el aprendizaje de los niños y niñas. Los educadores conocen formas alternas para evaluar y monitorear el desarrollo y el aprendizaje de los niños. Utilizan los resultados de la evaluación para guiar y planificar la enseñanza y la toma de decisiones. Analizan los resultados para detectar e identificar aquellos niños que puedan beneficiarse de los apoyos y servicios especiales. Informan y comunican a otros (padres, especialistas, profesionales de la salud, entre otros) las fortalezas y necesidades de los niños para que éstos colaboren, de forma efectiva, en el proceso de enseñanza aprendizaje.
  • Desarrollar relaciones recíprocas con las familias. Los educadores establecen, con los niños, la familia y la comunidad, relaciones que se caracterizan por el respeto mutuo, la cooperación, las responsabilidades compartidas y la negociación de las diferencias para lograr una meta común.

En resumen, las prácticas apropiadas son principios guías que nos permiten tomar decisiones sobre cómo propiciar mejor el aprendizaje, fundamentando las mismas en el entendimiento de las etapas del desarrollo y el aprendizaje de la niñez temprana. Los buenos educadores reconocen que ofrecer un servicio de calidad y planificar actividades apropiadas para los niños entre las edades desde el nacimiento hasta los 6 años requiere de un conocimiento amplio sobre las características, intereses y habilidades de los niños y niñas, acorde con su nivel de desarrollo.

Las prácticas apropiadas representan un enfoque hacia la educación, que reconoce al niño como un ser humano en desarrollo, como un ente activo, que aprende a lo largo de la vida, capaz de construir su propio conocimiento a través de la interacción con otros (padres, cuidadores, amigos y familiares) y los objetos que forman parte de su ambiente. A tales fines, la NAEYC ha desarrollado una serie de criterios y ha establecido un procedimiento de acreditación voluntario para aquellos centros que deseen convertir sus salones en mejores ambientes, que ejemplaricen los más altos criterios de calidad. Este sistema de acreditación es una forma de enaltecer y reconocer la excelente labor que muchos centros de desarrollo hacen por la niñez temprana.

ALCANZA y las prácticas apropiadas

ALCANZA, como estrategia, aspira a que los educadores se interesen por conocer más sobre los criterios de acreditación y de calidad para mejorar los servicios que actualmente ofrecen. La National Association for the Education of Young Children (NAEYC) es una organización dedicada a mejorar el bienestar de la niñez temprana, con un énfasis especial en los servicios educativos y del desarrollo de la niñez entre las edades de nacimiento a los 8 años de edad. La NAEYC es una de las organizaciones mundiales más grandes que trabajan por el bienestar de la niñez. Su membrecía está abierta a aquellas personas que desean servir y actuar a favor o en beneficio de las necesidades y los derechos de todos los niños y niñas. Recomendamos a las personas interesadas en conocer más sobre el proceso de acreditación auspiciado por la NAEYC que accedan la página electrónica http://www.naeyc.org/accreditation/

En Puerto Rico, la Asociación Puertorriqueña para la Educación de la Niñez de Edad Temprana (APENET) está afiliada a la NAEYC. La misión de APENET es trabajar colaborativamente para promulgar el cuidado, la educación, el bienestar y el desarrollo integral de la niñez en edad temprana (nacimiento a los 8 años) a través de oportunidades para el fortalecimiento de los profesionales y los programas. Para contactar a APENET, puede acceder la página electrónica http://prapenet.org/